Durante 17 días se nos ocultó las tristísimas imágenes y noticias respecto al pulmón del Planeta “La Selva Amazónica”: hogar de innumerables especies de animales, plantas y grupos indígenas. Produce el 20 por ciento del oxígeno en la atmósfera terrestre y hoy está en estado de emergencia.


El fuego como herramienta principal para deforestar fue provocado por agricultores para la cría de ganado, decisión que conlleva a la destrucción de la biodiversidad. Las consecuencias son gravísimas y expertos medioambientales brasileños se atreven a decir que las políticas del presidente Jair Bolsonaro se encuentran detrás de todo esto.


El Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE), organismo encargado de hacerle un seguimiento a esta zona selvática desde el 2013, informó que los incendios en dicha zona incrementaron un 82 por ciento en comparación al año pasado.


La tala comercial de árboles, la industria maderera, la cría de ganado, la explotación del suelo e infinitas acciones siniestras del hombre desencadenan relevantes consecuencias que nos afectan a todos.


La producción de alimentos de origen animal requiere de muchísima agua, tierra, energía y recursos que al explotarlos impactan en nuestra salud ambiental.

¡Nos estamos quedando sin tierras, sin oxígeno, sin planeta! 


Utilicemos este lamentable caso del Amazonas para informarnos y tomar conciencia sobre nuestras acciones. El momento del cambio es ahora y el veganismo es un muy buen comienzo.