Las abejas se encuentran en peligro, y si se extinguen, la humanidad solo sobreviviría por 4 años.

Sin abejas no hay polinización, sin polinización no hay vegetación, y sin vegetación no hay animales, ni humanos.


¿Cómo podés ayudarlas y evitar este desastre mundial?

1. No compres miel. Sin clientes, no hay explotación de abejas.

2. Ayuda a proteger los enjambres. Los enjambres son procesos

naturales cuando las colonias de abejas deciden reproducirse. Si

aparece uno en tu casa, no los destruyas. En caso de no poder convivir

con ellas, ponete en contacto con grupos especializados que puedan

removerlos y reubicarlos en una zona segura.

Las abejas suelen ser muy tranquilas. Se vuelven agresivas si las

molestamos o rociamos con agua. Hay que dejarlas solas hasta que

llegue el apicultor y se las lleve.

3. No enciendas fuego en campamentos. Muchos incendios son

provocados por fogatas fuera de control, y las colmenas son

desplazados por el fuego.

Si desaparecen las abejas en un ecosistema, se genera una cadena

catastrófica.

4. No uses insecticidas en las flores. Si su uso es indispensable, se

recomienda su aplicación cuando las flores están cerradas.

Con acciones muy simples, podemos hacer una gran diferencia.