El 1° de agosto celebramos a la Pachamama. Pacha significa universo, mundo, tiempo, lugar; mientras que Mama es madre.

La Pacha es una de las categorías más importantes del mundo andino, representa una deidad femenina que produce, engendra y también se encarga de propiciar la fertilidad en los campos. La Pacha es, una entidad poderosa, con quién se establecen relaciones de sinergia e intercambio: pues no solo es cuestión de “pedir” a la Pacha, sino más bien de “agradecer”. Dicho de otra manera, la Pacha “dá” pero, también “quita”. 

Pachamama santa tierra. Todos los primeros de agosto se realiza la corpachada que significa “darle de comer”. Para ello, se cavan profundos hoyos y después del tradicional “Kusilla, Kusilla Pachamama”, se ofrendan generosamente alimentos y bebidas: chicha, vino, licores, locro, maíz, zapallo, hojas de coca, tabaco, entre otras cosas.

“¿Qué es la naturaleza?”, nos hemos preguntado alguna vez. Están quienes intentan develar el misterio a través del rigor del empirismo. Otrxs bucean el profundo océano de posibilidades que se abren por fuera de los límites de la razón y se entregan a las pulsiones de la fe. “¿Qué es la naturaleza?”, indagamos una y otra vez. La intriga se conjuga con el vicio de ganarle la pulseada a la incertidumbre y nosotrxs, desde tiempos inmemorables, buscamos con ansias interpretar la realidad que nos rodea.

Hace tiempo ya que la Pacha nos habla, pero estamos muy preocupados mirándonos el ombligo y nos negamos a escucharla. Los incendios de Australia, el COVID19, la erosión de los suelos, sus hijxs (animales no humanos) víctimas de torturas insospechadas, los mares repletos de plástico que son veneno para la biodiversidad, la contaminación del aire, el consumo desmedido, la desgigualdad, la indiferencia…Pacha…no te merecemos…No somos buenos hijxs…

Cuenta la historia que el Dios del Cielo, Pachacamac, esposo de la Tierra, Pachamama, engendro de dos hijos gemelos; varón y mujer, llamados Wilcas. Pachacamac murió ahogado en el mar. La Diosa Pachamama sufrió con sus dos hijitos muchas penurias: fue devorada por Warón, el genio maligno que murió engañado por los mellizos. Su muerte fue seguida de un espantoso terremoto.

Los mellizos treparon al cielo por una soga, allí los esperaba el Gran Dios Pachacamac. El Wilca Varón se transformó en Sol y la mujer en Luna, sin que termine la vida de peregrinación que llevaron en la tierra. La diosa Pachamama quedó encantada en un cerro. Pachacamac la premió por su fidelidad con el Don de la Fecundidad Generadora. Desde entonces, desde la cumbre,  envía sus favores. A través de ella, el Dios del Cielo envía las lluvias, fertiliza las tierras y hace que broten las plantas. Y por ello los animales nacen y crecen. La Pachamama también premió a todos los que ayudaron a sus hijos: Zorros, Pumas, Cóndores, Víboras.

La Pacha es la Madre, todo lo que sale de ella es vida, y todo lo que regresa a ella recibe vida.

¿Seremos sus hijxs humanos capaces de respetarla y abrazarla del mismo modo que ella lo hace? Todos los días baña de sol nuestro planeta, por las noches nos arropa con la luna y estrellas. Nos alimenta, da calor y llena nuestras retinas con imágenes de una naturaleza diversa, maravillosa, inconmensurable…

Que éste 1° de agosto no sea un día más. Que sea SU día, nuestro día. 

Amor, respeto e igualdad para todos los seres. 

 

[Redacción: Úrsula Serdarevich, Voluntaria del Santuario El Paraíso de los Animales]