Los humedales son ecosistemas naturales que proveen un conjunto de bienes y servicios que garantizan la calidad de vida tanto de los pobladores locales como de los habitantes de áreas vecinas. La provisión a la sociedad de esos bienes y servicios ecosistémicos depende del mantenimiento su integridad ecológica. Hoy se ven amenazados por la actividad desregulada del hombre, las megas urbanizaciones, el avance de la frontera agrícola, la industrialización de procesos de pesca y la deforestación.

En la Argentina existen aproximadamente 600.00 km2 de Humedales, lo que representa el 21,5% del territorio nacional. 

 

¿Qué pasa en Rosario?

 

Desde febrero se han registrado cerca de 8000 focos de incendio, de los que se acusa a empresarios ganaderos. Siete de ellos han sido denunciados ante la justicia.

El humo de los incendios del Delta de Paraná, invade Rosario, la tercera ciudad más poblada de Argentina. Desde el paseo costero y cualquier ventana con vistas al rio, se ven las llamas de decenas de metros que devoran uno de los humedales más importantes del país por su magnitud y posición estratégica. 

Los cerca de 8000 focos de incendios arrasan un ecosistema clave para la regulación, purificación y almacenamiento de agua, el sostenimiento de biodiversidad y el aprovisionamiento de recursos naturales a los residentes. La gran sequía de este año y el bajo caudal del Paraná, en mínimos históricos desde 1971, favorecen la propagación del fuego, que no encuentra lo cursos de agua que suelen actuar como cortafuegos naturales, y complica las tareas de extinción. 

La justicia investiga a empresarios ganaderos de estar detrás de la catástrofe ambiental y la sociedad civil sale a la calle a exigir protección del Delta. 

“Lo que está pasando en el Delta del Paraná es una tragedia. Los responsables de este ecocidio están atentando contra la biodiversidad y contra la salud de las personas. La justicia de Entre Ríos tiene la llave para terminar con esta situación que tanto daño está causando”, declaró el ministro de Ambiente argentino, Juan Cabandié, tras pedir la detención de los propietarios de los terrenos donde se realizaron quemas.

 Para los humedales, las consecuencias del fuego son devastadoras. Está provocando una gran mortandad de fauna que queda atrapada entre las llamas, como mamíferos, y tiene un gran impacto también sobre sitios de nidificación de aves, en la germinación y floración de especies nativas. La destrucción de la cobertura vegetal hace perder funciones de estos ecosistemas como resistir el impacto erosivo del agua y la captación de dióxido de carbono. Los incendios son también letales para las abejas y las cenizas contaminan las lagunas, lugares de reproducción de peces.

Fuerzas de élite de Prefectura, el cuerpo policial responsable de las vías navegables argentinas, se sumaron en las últimas horas al combate del fuego, para el que se han desplegado también aviones hidrantes y helicópteros. Según el Ministerio de Seguridad, la mayoría de focos se encuentran contenidos, pero el pronóstico meteorológico es desalentador porque se espera que la sequía y la bajante del Paraná continúen durante los próximos meses.

“Basta de quemas. Están destruyendo el humedal”, “Nuestro delta está ardiendo en este momento. Ley de humedales ya”, puede leerse en los carteles que preparan para las manifestaciones en Rosario, ciudad de Santa Fe y en Victoria, Entre Rios. 

El puente, que cruza algunas de las islas fluviales quemadas, fue inaugurado en 2003 y facilitó la entrada de ganado en el delta a medida que quedaba desplazado de otras tierras por la soja. La mayor presión ganadera aumentó la escala de las quemas en el delta, a menudo sin consecuencias para quienes incumplen la ley, que prohíbe los fuegos intencionales sin autorización previa.

“Argentina se embarcó en un desarrollo productivo a través de la agroindustria que desplazó todas las actividades secundarias. A la ganadería la mandaron a lugares que consideran no productivos, como el delta. Allá siempre se hizo ganadería de isla, donde se respetaban los pulsos naturales de seca e inundación del Paraná, pero hoy hay presión para que el ganado pueda estar todo el año y se avasallan otras actividades tradicionales como la pesca y la apicultura”, afirma la bióloga y ecóloga Patricia Kandus, investigadora de la Universidad Nacional de General San Martín.

Según una encuesta realizada por la Universidad Nacional de Rosario, la mayoría de la población local responsabiliza a los ganaderos de los incendios y nueve de cada diez está a favor de la aprobación de una Ley de humedales que proteja la biodiversidad de estos ecosistemas.

Estos ecosistemas deben ser protegidos por su gran biodiversidad y su rol presente y futuro en la gestión de los recursos hídricos.

¿Por qué es importante contar con una ley que los proteja?

 

El Foro Ecologista de Paraná́ y la Asociación Civil por la Justicia Ambiental (AJAM) presentaron un Amparo Ambiental Colectivo ante la Corte Suprema de la Justicia de la Nación Argentina contra el Gobierno Provincial de Entre Ríos y el Municipio de la Ciudad de Victoria, los Gobiernos Provinciales de Santa Fe y Buenos Aires.

Se denuncian omisiones e incumplimientos en relación al deber de preservar la integridad de los humedales del Delta del Paraná́ con el objetivo de garantizar la protección del ecosistema como un todo. 

Las organizaciones solicitan se declare Sujeto de Derecho al “Delta del Paraná” en la totalidad de su superficie, ya que es un ecosistema esencial para la mitigación y adaptación al cambio climático, se ordene a las provincias demandadas (Buenos Aires, Entre Ríos y Sante Fe) la elaboración e implementación de un Ordenamiento Territorial Ambiental y un Plan de regulación de los usos del suelo en el territorio insular. 

Sostienen la importancia de designar bajo la órbita del Estado Nacional la figura de “guardián” del Sujeto Delta del Paraná, para controlar la conservación y uso sustentable del humedal en su integridad; que se disponga la urgente participación ciudadana en la toma de decisiones a futuro.

 

Cuidemos nuestro querido ecosistema, cuidemos la casa de nuestros amados animales, miles de inocentes animales y flora están pagando por nuestros malos actos. Hagámonos conscientes, antes de que sea tarde. 

 

Los humedales son organismos vivos. Amor, respeto e igualdad para todos los seres. 

 

Referencias:

Asociación por la Justicia Ambiental (AJAM). https://www.facebook.com/AsociacionPorLaJusticiaAmbiental/posts/2684832908510808 

CONICET Argentina. La importancia de los humedales en los ecosistemas de la llanura pampeana. https://www.conicet.gov.ar/la-importancia-de-los-humedales-en-los-ecosistemas-de-la-llanura-pampeana/

Convención Ramsar. https://www.ramsar.org/es

Diario El País. Las llamas devoran el delta del Paraná, uno de los grandes humedales de Argentina. https://elpais.com/sociedad/2020-08-01/las-llamas-devoran-el-delta-del-parana-uno-de-los-grandes-humedales-de-argentina.html

Noticias UNSAM. El delta en llamas: Incendio en las islas del bajo Paraná. http://noticias.unsam.edu.ar/2020/06/25/el-delta-en-llamas-incendios-en-las-islas-del-bajo-parana/

Revista Random. Medio ambiente. La importancia de los humedales. http://revistarandom.com/actualidad/medio-ambiente-la-importancia-de-los-humedales/

Wetlands International. https://lac.wetlands.org/humedales/su-importancia/

 

[Redacción: Josefina Real de Azua, Voluntaria del Santuario El Paraíso de los Animales]