“No existe mayor crueldad y cobardía que ofrecer amor a alguien 
para luego abandonarlo” 
 
Los números de animales sin hogar a lo largo del mundo son realmente alarmantes; desde países subdesarrollados a potencias mundiales, la situación es la misma. Esto se debe a que no es un problema de clases, sino de bondad. 
 
Los principales motivos de animales sin hogar son los siguientes:
  1. Problemas Económicos: A pesar de que un animal implica gastos menores a los de un ser humano, necesitan de su alimento, vacunación, tratamientos veterinarios, y por supuesto sus elementos personales como juguetes, mantas, ropa, etc. Muchas veces cuando son adoptados, o comprados, no tienen en cuenta este pequeño presupuesto, y cuando las situaciones económicas personales se dificultan, para muchos la vía más fácil -cruel e inhumana- es echarlos a la calle.
  2. Descontrol de natalidad: Este es un gran descuido por parte de quienes tienen un perro o gato. La esterilización es un procedimiento sin grandes riesgos, y ofrecido gratuitamente en varios centros de castración, que se recomienda realizarlo luego del segundo celo. De esta forma se evitarían crías inesperadas, contemplando que cada animal puede tener entre 5 y 6 crías por camada. 
  3. Desconocimiento: Lamentablemente muchas personas llevan un perro o gato a su casa a modo de regalo para sus hijos; no por el verdadero significado de una mascota, sino como un modo de entretenimiento. Lo peor sucede cuando luego de la llegada del compañero de cuatro patas, descubren por ejemplo que un integrante de la familia es alérgico, no tiene el carácter que esperaban, creció más de lo esperado, entre muchas otras razones. 
Es por esto que desde el año 1992, la Sociedad Internacional de los Derechos de los Animales (ISAR), ha promovido la celebración del Día del Animal sin Hogar, cuyo principal objetivo es brindar una solución a la sobrepoblación de animales de compañía en situación de calle. 
 
¿Cómo podemos colaborar? 
  • Asistiendo a eventos de organizaciones que buscan difundir esta problemática. 
  • Esterilizando a nuestras mascotas.
  • Siendo voluntario en algún refugio o santuario de animales. 
  • Realizando colectas para juntar alimento balanceado, y luego llevarlo al refugio de nuestra elección. 
  • Difundiendo información en nuestras redes. Concientizando. 
  • Y la más importante: Adoptando.  
  • Transitando y dando refugio hasta conseguirles un hogar responsable.
  • Denunciando el maltrato teniendo en cuenta que existe una Ley penal de Protección Animal (14.346).
Por último es importante recordar: Los animales no son de la calle, sino que están en la calle por la desidia o negligencia humana.
 
“Salvar a un animal no cambiará al mundo,  pero sí cambiará la vida de ese ser rescatado”
 

[Redacción: Sofía Montanari, Voluntaria del Santuario El Paraíso de los Animales]