Montañas o mar, ciudad o naturaleza, historia o aventura, mochileros o en primera, bajo o alto presupuesto, destinos nacionales o internacionales. 
El turismo es un placer de muchos, pero ¿somos realmente conscientes del impacto ambiental que genera?. 
27 de Septiembre, Día Mundial del Turismo.
En los últimos años el turismo ha crecido a nivel mundial de una forma imparable. Las economías locales son ampliamente beneficiadas gracias a dicho crecimiento, y los rubros aeronáuticos y hoteleros se reinventan para que más personas puedan conocer diversos destinos. 
 
Pero todo tiene su lado B, especialmente en destinos de bajos recursos, o ciudades que en un abrir y cerrar de ojos se pusieron de moda y no pudieron generar un plan sustentable. 
 
En este blog les contamos cuáles son algunos de los impactos del Turismo:
 
Daños ambientales por la construcción y gestión de hoteles: En destinos marítimos, gran parte de los hoteles de las islas están construidos demasiado cerca del mar o directamente en la costa causando la erosión costera y la contaminación de las playas y el agua de mar.
 
Contaminación y mala gestión de los recursos hídricos: No todos los hoteles emplean estrategias de conservación del agua ni gestión de las aguas residuales, lo que conduce al uso excesivo del agua y a los conflictos con las comunidades locales.
 
Deforestación: La creciente necesidad de materiales de construcción y nuevas áreas de construcción intensifica la competencia entre los inversores ricos y las comunidades locales, lo que resulta en el agotamiento y la degradación de los recursos.
 
Mala gestión de residuos: Establecimientos comerciales, como tiendas, hoteles y restaurantes suman el nivel de residuos y a su vez emplean diversas prácticas no respetuosas con el medio ambiente para eliminar los residuos.
 
Contaminación y erosión costera de canteras y minería: El aumento de la demanda de materiales de construcción y la incapacidad de las comunidades locales para encontrar empleo en el negocio turístico ha dado lugar a un crecimiento reciente de las actividades mineras contaminantes del medio ambiente.
 
Degradación y/o pérdida de ecosistemas: Los arrecifes de coral a menudo son dañados por los turistas que participan en actividades de buceo y snorkel, mientras que se producen más daños a los ecosistemas mediante la compra de productos animales y vegetales típicos del destino, al sufrir una mayor demanda por ser productos regionales que los turistas quieren experimentar. 
 
Estrés y encarcelamiento animal: Koalas en Australia, elefantes en Tailandia, pandas en China, son algunos ejemplos de animales ícono de diversos destinos. Ellos son encarcelados en zoológicos o disfrazados en una falsa reserva ecológica para que los turistas puedan conocerlos; generando un alto nivel de estrés y sufrimiento en ellos. 
 
Sobran los motivos para crear un turismo sustentable, donde podríamos disfrutar de los viajes sin dañar el terreno, flora y fauna. Hoteles y aerolíneas con políticas de cuidado al medioambiente, uso de productos biodegradables, consumo prudente, y respeto por la vida animal son algunas de las medidas posibles que tenemos para salvar a nuestro planeta Tierra. 
 
Ustedes, ¿qué medidas aplicarían en lo personal cuando visiten un nuevo destino? 🌼
 
 
[Redacción: Sofía Montanari, Voluntaria del Santuario El Paraíso de los Animales]