El carpincho (también denominado capibara y entre otros nombres: ronsoco, chigüire o chigüiro) es el roedor viviente más grande del mundo.

Junto con las diferentes especies de cobayas o cuys, el carpincho también pertenece a la familia de los cávidos. De hecho, su aspecto es bastante similar al de una cobaya gigante y, aunque tengas algunas diferencias, también comparten algunas curiosas características con sus pequeños primos.

Su habitat

El carpincho habita en regiones de climas tropicales y templados, y siempre debe estar cerca del agua o en zonas húmedas.

Este bello animal es nativo de Panamá, los Andes y Argentina.

El carpincho es un animal sociable por lo que vive en comunidades medias-grandes de 10-20 carpinchos. Su carácter manso hace que convivan en paz con otros animales como pájaros o simios.

 

Su apariencia física

El carpincho puede alcanzar 120 cm de altura. Las hembras son ligeramente más bajas que los machos, al igual que ocurre en otras especies.

En lo que se refiere a su estructura física, los carpinchos poseen algunas características similares a las cobayas: Cuatro dedos en las patas delanteras, y 3 en las traseras.

Son roedores, por lo que poseen dos dientes en la parte superior de su boca, y otros dos en la inferior. En total los carpinchos poseen 20 piezas dentales (incluyendo sus muelas).

De la misma manera que las cobayas, no poseen cola visible aunque sí una pequeña extensión de la columna que apenas llega a sobresalir.

 

Esperanza de vida

Los carpinchos salvajes no suelen vivir más de 4 años al tratarse de una presa considerablemente fácil para algunos animales carnívoros como jaguares, pumas o águilas.

Sin embargo, la esperanza de vida en cautividad de un carpincho puede ser de aproximadamente 10-12 años, similar a la de un perro de tamaño grande.

 

Alimentación

El carpincho es herbívoro, por lo que su alimentación se basa principalmente en flores, algunas semillas, verduras frescas, frutas y hortalizas. Al igual que los miembros de su especie, los cávidos, los carpinchos también llevan a cabo el hábito de la cecotrofia (dícese de la estrategia digestiva que permite reaprovechar dos veces el alimento).

 

Necesidades especiales

Los carpinchos poseen algunas necesidades esenciales para estar saludables, tanto salvajes como en cautividad:

Luz y climas cálidos: Los carpinchos se sienten mejor en lugares iluminados y de climas templados. Además necesitan recibir la Vitamina D de manos del sol.

Mucho Espacio verde: Necesitan correr y moverse, por lo que un espacio o recinto amplio y verde para ellos es esencial.

Charca, fuente o lago: Los carpinchos necesitan estar cerca del agua siempre, les encanta nadar, bucear y refrescarse dándose un buen chapuzón. Además, pueden estar hasta 5 minutos debajo del agua sin ningún riesgo.

 

Carpinchos en barrios cerrados de Buenos Aires

Hace unos meses atrás ocurrió un hecho que causo indignación entre las personas. En Hudson se mostraba a un grupo de carpinchos esperando tras el alambrado de un country, el country está ubicado precisamente en Berazategui, en donde ahuyentaron a crías de carpinchos y también crías de gansos que vivían, de forma silvestre, en el interior del terreno.

El country está ubicado a 33,5 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tiene 1.170 lotes y una extensión de 312 hectáreas en la que hay 10 canchas de tenis, tres de fútbol y espacios para practicas hockey, paddle, squash, básquet y hasta un club hípico, comercios pequeños y un colegio. Además de esas comodidades, uno de sus principales atractivos es el contacto con la naturaleza.

Como los animales quedaron desorientados, se habían instalado cerca del alambrado y desde hace días intentaban reingresar al predio. La gente de la zona en su momento explico que, en el interior, quedaron muchos ejemplares adultos y los expulsados sólo buscaban volver con sus familias y al hábitat que conocían.

Un grupo de vecinos de ese exclusivo country había presentado una queja por la presencia de los animales por “sentirse invadidos”. No obstante, muchos señalan que, en realidad, viven en libertad en ese sitio desde hace muchas generaciones y su instinto los lleva a querer regresar.

La situación por los carpinchos y gansos generó división entre quienes viven allí. Los que están a favor de la presencia de los animales apuntan a que la queja provino de “un grupo de diez personas”, pero que mayoritariamente la gente del lugar respeta la presencia de los animales en el predio.

La dirección de Fauna bonaerense trasladó a tres de los seis animales a la reserva ecológica ECAS del Parque Pereyra Iraola. Se trata de un centro que forma parte del Ministerio, y donde están bajo todos los cuidados, transitoriamente. Luego, fueron por los otros tres que quedaron en las inmediaciones del barrio.

Lo siguiente fue la forma de buscarles un nuevo hogar, con un hábitat apto para ellos.

 

Ahora, ¿por qué hacer esto con ellos? ¿Meternos en su casa y hacer lo que queremos?

Protejamos su casa, la de todos los animales, lo mejor que podamos.

Hagámoslo por ellos, ya que ellos solos no lo pueden hacer.

Nos necesitan.

 

 

 

[Redacción: Josefina Real de Azua, Voluntaria del Santuario El Paraíso de los Animales]