En el día de hoy, en nuestra sección de “En la Mira” vamos a hablar sobre estos animales increíbles llamados Toros. 

 

El toro es el macho de una especie de mamíferos artiodáctilo, de la familia de los Bóvidos. El ejemplar femenino, de esta especie es la vaca. El toro es el macho no castrado de la vaca y, por lo tanto, apto para la reproducción.

El toro pertenece a un grupo de rumiantes de la familia de los bóvidos llamados cavicornios por tener los cuernos huecos, como la cabra, la oveja, la gacela, o el antílope.

Este animal es un rumiante, porque realiza la rumia y su estómago está dividido en varios compartimientos.

A su vez, se trata de ungulado porque tiene los dedos acabados en pezuñas y perisodáctilo, como la cabra, la oveja o el cerdo, ya que tiene un numero par de dedos.

Estos animales fueron domesticados hace más de 10 mil años, en la zona de Medio Oriente.

 

Características físicas del Toro

 

El nombre científico de este animal es Bos primigenius Taurus. El toro es un animal cuadrúpedo, es decir que se alza, montándose sobre sus 4 patas. Su cuerpo es robusto, llegando a pesar hasta 750 kilogramos. La longitud del toro llega hasta los 2,5 metros y si medimos su altura en cruz, llega hasta 1,5 metros.

-La cabeza es gruesa y está coronada con dos cuernos cortos, huecos, que se ubican a cada lado de su cráneo. La frente es ancha y toda la cabeza está cubierta de un pelo corto y duro. El hocico es ancho y da muestras de mucha fortaleza.

-Luego de la cabeza, el toro está provisto de un cuello corto, ancho y según la variedad, provisto de una papada que puede caer hasta deba del pecho. Su espalda es recta y levemente arqueada. En algunas especies como el cebú, aparece una joroba luego del cuello. La cola se inicia en una zona superior, entre dos huesos de la pelvis, es larga y en su extremo cuenta con un mechón de pelos muy característico.

-Posee todo su cuerpo cubierto de pelos cortos y duros, al igual que en su cabeza. Según la raza que se trate el color y las formas y motivos, pueden variar. Entre los colores más destacados están el blanco, el marrón – en sus diversas tonalidades – y hasta negro.

 

Origen del Toro

 

El toro es el primer animal domesticado por el hombre junto con la oveja, la cabra o el cerdo.

El antecesor del Toro es el Uro (Bos primigenius Taurus)  fue domesticado en Asia hace unos 7.000 u 8.000 años en el Oriente Proximo u Oriente Medio, en la zona conocida como Mesopotamia, los actuales países Irán, Irak y Siria.

El Uro era un gran bovino, que vivía en el norte de África y Eurasia, de espeso pelaje y largos cuernos.

 

Alimentación

 

En las granjas, los toros se alimentan con forrajes, concentrados y vitaminas y minerales.

Los forrajes son la parte verde de las gramíneas o leguminosas y contienen un alto contenido en fibra. Los forrajes pueden ser conservados como ensilaje o heno.

Los concentrados, conocidos también como piensos, son ricos en energía y bajos en fibra. Como concentrados tenemos granos de cereales (cebada, maíz,arroz,trigo), semillas de lugiminosas (habas,garbanzos).

Cuando el toro se cría en un sistema extensivo, es decir, en la naturaleza, se alimenta de el pasto que nace en la montaña o en el campo formado por distintos tipos de hierbas.

 

Comportamiento del Toro

 

En estas especies de bóvidos, el toro ejerce una suerte de dominación dentro del grupo, ya que se trata de animales de costumbres a vivir en comunidad. Pero es necesario señalar que está dominación también debe obtenerse luego del combate con otros ejemplares masculinos en disputa. Dentro de la manada, el toro que ejerce el liderazgo, se destaca por poseer una mejor visión periférica y del espacio superior al resto y una buena memoria del entorno.

En general, es un animal dócil, pero existen razas cuyas características son de una mayor agresividad, esto los hace aptos para actividades como la tauromaquia – corridas de toros – muy populares en España, pero que lentamente van siendo prohibidas en distintos lugares por la crueldad que conlleva para con los animales.

Los bóvidos, independientemente de su género, se comunican entre sí por medio de olores y por la acción de las feromonas. A partir de ellos, pueden establecerse estados de ánimo, niveles de estrés, etc. también transmiten todo esto a sus congéneres, de acuerdo a la postura de sus cabezas.

Los sonidos emitidos por los bóvidos, llamados mugidos, es otra de las formas que el toro y otros ejemplares de su especie tienen para comunicarse. Mediante ellos, expresan diversas situaciones como el hambre, la sed o llamados de precaución ante posibles peligros.

 

Reproducción del Toro

 

El toro juega el papel masculino en la reproducción de la especie. Como todo mamífero, es un animal vivíparo, es decir que el embrión se desarrolla totalmente en el útero de la hembra – la vaca – hasta alcanzar un estado de desarrollo completo.

Los toros con mejores condiciones genéticas son utilizados, dentro de la ganadería, para la reproducción de las diversas razas, utilizando en muchos casos la inseminación artificial. Para ello se obtiene del toro su esperma y se insemina a varias hembras.

Los ejemplares que no van a ser utilizados para reproducción son castrados y su denominación cambia a la de Buey, los animales se vuelven más dóciles y se los utiliza como ejemplares de labranza o para actividades cárnicas.

 

Esperamos que conociendo un poco más de estos hermosos animales, todos podamos aprender a cuidarlos y valorarlos un poco más.

 

 

[Redacción: Josefina Real de Azua, Voluntaria del Santuario El Paraíso de los Animales]