La fecha fue establecida por la ley 24.605 en memoria de las personas que perdieron su vida como consecuencia del escape de gas cianhídrico ocurrido en Avellaneda, en 1993.

En este contexto no podemos olvidar lo sucedido en la Escuela 144 de Aguada San Roque (junio 2021), en un pueblo de 300 habitantes en una ciudad cautiva del mapa petrolero pero que no posee asfalto o red de gas natural donde dos operarios perdieron la vida y una docente sufrió graves quemaduras.

Un mes antes llegaba a la Ciudad de Buenos Aires la caminata de las mujeres indígenas con una consigna clara: Basta de terricidio, demandando se declare esa práctica como un crimen de lesa humanidad y exigiendo la protección de los ecosistemas y las condiciones de vida de sus comunidades. Las integrantes del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir culminaron de esta manera una caminata de 2.000 kilómetros, que comenzó el 14 de marzo pasado desde distintos puntos del país suramericano.

Caminar por la vida, caminar por todos los seres, caminar como signo de resistencia.

Por último, el viernes pasado miles de personas a lo largo del mundo participaron de la Huelga Mundial por el Clima, una protesta a para exigir a los líderes de los cinco continentes que tomen medidas urgentes para revertir la acuciante crisis climática. El pedido es claro: declarar la emergencia climática e impulsar medidas necesarias para reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero y evitar que la temperatura global se eleve por encima de 1, 5º centígrados a finales del siglo.

Es inmoral mirar a un costado mientras nos quedamos sin agua, animales no humanos. Si no decidimos ser parte de la solución, entonces somos parte del problema.


Sumar pequeñas acciones es un modo no sólo de contribuir a éste despiadado trato que le damos a la tierra sino también mostrar a las personas que una vida en armonía con la naturaleza es posible e indispensable.

Por el planeta y todos los animales que lo habitan.


Redacción: Úrsula Serdarevich, voluntaria del Santuario.