Cada año, los habitantes del planeta Tierra producen 2.100 millones de toneladas de residuos sólidos. El 16% se recicla, lo que evita que 700 millones de toneladas de CO2 entren en la atmósfera.

Desgraciadamente, el 46% de esa basura, suficiente para llenar 368.000 piletas olímpicas, se elimina de forma insostenible, es decir, se deposita en vertederos, se quema y se vierte ilegalmente en el medio ambiente.

Está claro que una tasa de reciclaje del 16% no es suficiente. Necesitamos educación, legislación y acción para combatir esta creciente crisis medioambiental y humanitaria.

Y el Día Mundial del Reciclaje, que se celebra anualmente el 17 de mayo, es una plataforma de lanzamiento para las empresas y los particulares que deseen influir en la situación.

El Día Mundial del Reciclaje se celebra cada año el 17 de mayo para reconocer la importancia del reciclaje como recurso, no como residuo. Este día pretende instar a los líderes mundiales a que el reciclaje sea una cuestión global y animar a la gente a pensar en los recursos y no en el despilfarro cuando se trata de los bienes que nos rodean.

Se creó en 2018 para ayudar a reconocer, y celebrar, la importancia que tiene el reciclaje para preservar nuestros preciosos recursos primarios y asegurar el futuro de nuestro planeta.

Es un Día para que el mundo se una, y ponga el planeta en primer lugar.

Cada año, la Tierra produce miles de millones de toneladas de recursos naturales y en algún momento, en un futuro no muy lejano, se agotarán.

Por eso debemos replantearnos lo que desechamos: no ver el despilfarro, sino la oportunidad.

La última década ha sido la más calurosa de la historia, y ahora nos enfrentamos a una emergencia climática de proporciones sin precedentes.

Si no hacemos cambios significativos y rápidos, asistiremos a un continuo aumento de las temperaturas globales, al deshielo de los casquetes polares, a continentes en llamas y a una rápida deforestacion.

Se decidió celebrar el Día Internacional del Reciclaje porque la necesidad de que todos participemos en este proceso es actualmente imperiosa, que lo hagamos entre todos es ya el único modo de frenar el deterioro acelerado que está sufriendo el planeta.

 

¿Que hace falta para que terminemos de ayudar cómo se merece nuestra Tierra.

 

 

 

[Redacción: Josefina Real de Azua, Voluntaria del Santuario El Paraíso de los Animales]